Frenar la depredación urbana

Posted: March 26, 2012 in 2012, Ciber

Si los expertos no se equivocan, en las próximas décadas unos 700 millones de personas comenzarán a vivir en ciudades.

Los conglomerados urbanos están creciendo sin parar, convirtiéndose en núcleos económicos determinantes para las naciones emergentes, de la mano de una degradación del medio ambiente y una reducción de la calidad de vida de miles de ciudadanos.

Es en los centros urbanos donde se concentran grandes poblaciones pobres y se genera buena parte de la carga de contaminación que está degradando el medio ambiente. Según Naciones Unidas, las ciudades producen el 80% de los desechos en el mundo y el 60% de los gases de efecto invernadero. Asimismo, la población que reside en los cinturones de miseria de las grandes ciudades de las economías emergentes sigue sin reducirse. Hoy, alrededor de 827 millones de personas viven en esas condiciones en las grandes ciudades del planeta.

Ante esto, el Foro Urbano Mundial, realizado en Río de Janeiro en 2010, llegó a importantes conclusiones que bien reflejan los desafíos de las ciudades colombianas. En especial Bogotá, con sus más de 8 millones de habitantes y la producción de cerca del 25% del Producto Interno Bruto del país. El foro concluyó, en primer lugar, que los Estados deben garantizar el derecho de cada ser humano a la ciudad. Pero esta ciudad debe ser reinventada a través de nuevos modelos de planeación y desarrollo urbano, que incrementen la calidad de vida de todos sus ciudadanos, de tal manera que cada vez sea menos grande la brecha de quienes gozan de alta calidad de servicios urbanos y quienes no.

Esto no es poca cosa. Como argumenta Patricia Torres Arzayús, una ciudad que no invierte en la calidad de vida de su talento humano corre el riesgo de perderlo, y perder a su vez la innovación y el pensamiento creativo que nos permita solucionar nuestros desafíos.

En Colombia los retos no son pocos. Frenar la expansión de las ciudades y la conurbación, reducir la producción de gases de efecto invernadero, redensificar zonas estratégicas de la ciudad, estimular medios de transporte verdes y crear una relación más orgánica y respetuosa con la naturaleza que nos rodea, especialmente con el agua.

La sostenibilidad sigue siendo un estado que alcanzar, uno de los más vitales para las próximas décadas.
PATRICIA TORRES ARZAYÚS

Colombiana. Es especialista en Desarrollo Urbano y Vivienda del Banco Interamericano de Desarrollo y una de las personas que más conoce cuáles son los retos de las ciudades latinoamericanas y los caminos para hacer de ellas territorios sostenibles. Editora del libro ‘Las ciudades del mañana’ (BID, 2010).
1. Educar a la población

Debemos cambiar los comportamientos mediante la educación y, a través de ésta, fomentar la innovación. El mayor capital de una ciudad es el talento de su población. Este capital humano genera intercambio de ideas, bienes y servicios, y se envuelve en actividades que incentivan la creatividad en industria y negocios, mejores formas de prestar servicios, y eficiencia en el uso de los recursos que la ciudad provee.

2. Conservar el talento humano

Hay que ofrecer altos estándares de calidad de vida para atraer y mantener el talento humano. Una ciudad atractiva es aquella que ofrece empleo, es segura, mantiene un buen balance entre el medio construido y el natural, tiene lugares y actividades que permiten el disfrute, la recreación y la cultura, y obviamente presta de manera apropiada servicios básicos como educación y salud, y tiene capacidad institucional y sostenibilidad fiscal apoyados en una plataforma eficaz de comunicación y movilidad.

3. Una revitalización mixta

Grandes extensiones dentro de una ciudad como Bogotá, con localización privilegiada, son subutilizadas o están deterioradas a pesar de estar bien servidas y cercanas a los principales centros de actividad. Dentro del proceso de revitalización urbana se debe pensar que la redensificación de las zonas debe introducir usos mixtos de alta intensidad que tengan la suficiente masa crítica para incluir vivienda de varios estratos socioeconómicos.
SAM SULLIVAN

Canadiense. Fue alcalde de Vancouver entre 2005 y 2008. Durante su administración se realizó en la ciudad el Foro Mundial Urbano. Allí Sullivan lanzó el concepto de “EcoDensidad”, el cual promueve la densificación de las ciudades como alternativa a la escasez del territorio y el cambio climático. Sullivan sufre una discapacidad, por lo cual se ha convertido también en promotor de políticas urbanas para esta población.
1. Apostarle a los edificios

Nuestras ciudades se expandieron a un costo muy alto. Una casa en un suburbio emite cuatro veces más dióxido de carbono que un apartamento de un edificio. Si se le suman las emisiones por transporte, el asunto es aún peor. Es hora de que las ciudades le apuesten a densificar sus centros, construyendo edificios altos que acorten, a su vez, los tiempos de desplazamiento de los individuos. Eso aumentaría el número de ciudadanos que se van a pie, que es el más sostenible de los medios de transporte.

2. Aprovechar la valorización

Apostarle a la densificación de los centros urbanos y hacerlo a través de edificios altos puede llegar a ser financieramente exitoso. En ese caso debemos buscar maneras de trasladar esos beneficios financieros al reino de lo público. De esta manera la densificación podrá venir acompañada de la inversión para la protección del patrimonio arquitectónico de la ciudad, así como en la construcción de parques.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s